Páginas

lunes, 5 de febrero de 2018

Definición de la semana

Fuente: Pixabay
  
Lunes. m. Pequeño bribón que, cual pulga en la oreja, se empeña en hacer de Pepito Grillo y recordar las obligaciones que hacen de la rutina una agridulce compañía.

Martes. m. Canción cruel de los enamorados destinados a estar lejos y de las trece razones que acompañan a la buena o la mala suerte, según se mire.

Miércoles. m. Tenaz individuo que, con ansias de protagonismo, gusta de estar en medio y recordarle al mundo su existencia.

Jueves. m. Amigo intímo de Miércoles y compañero en su cruzada por estar en todas partes y en ninguna al mismo tiempo. Se dice que quienes nacen bajo su influjo tienen la cabeza llena de sueños.

Viernes. m. Compañero eterno de las fiestas interminables y las sonrisas que pierden el son para convertirse en risas. Como Venus, es seductor y todos quieren vivir en su loca algarabía.

Sábado. m. Sábana que cubre los excesos de Viernes con una capa de buen humor e invita a olvidar todos los malos momentos con una capa de despreocupación. Le gusta burlarse de Domingo, pero no soporta los días de lluvia.

Domingo. m. Dícese del recuerdo insistente y la toma de consciencia de que el tiempo es un amante infiel que se escurre entre los dedos como el agua de un manantial. No vale la pena perseguirlo, siempre huye en un viaje sin fin.

viernes, 5 de enero de 2018

Propósitos 2018 (y cómo terminó 2017)

Después de una eternidad y de haber fracasado estrepitosamente en mi intento de NaNoWriMo (escribí un día algo menos de mil palabras y no fui capaz de continuar), toca valorar qué tal me fue el 2017 y reflejar por escrito qué quiero en este 2018. Pero empecemos por el principio...

En 2017 me propuse lo siquiente:
  • Sacar un 10 en el TFM del segundo máster. Esto ya es personal, que me duelen los 9 del TFG y el primer TFM (sobre todo este último).
    Al final saqué otro 9, pero me sentí satisfecha porque el tema que elegí me llenó muchísimo y, además, no le pude dedicar tanto tiempo como hubiera querido por diversas razones.
  • Sacarme el B1 de alemán. Si no, no estaría yendo a clase.
    No me lo saqué, me faltó la expresión escrita. Sin embargo, tampoco esta vez lo sentí como un fracaso. Llevaba cuatro años sin estudiar alemán, falté mucho a clase y apenas le dediqué tiempo, así que aún me fue bien. También ayuda a esta sensación haber tenido una profesora y unos compañeros maravillosos.
  • Desviciar en redes sociales: máximo 1 hora/día. Pierdo mucho las horas y ya basta.
    Lo dejo estar: nunca lo conseguiré. Las redes sociales son necesarias en mi vida y ya lo he asumido, pero estoy aprendiendo a relativizar todo lo que allí veo, así que ya no las veo de forma tan negativa.
  • Firmar un contrato de trabajo. Para algo sigo formándome, ¿no?
    ¡¡Conseguido!! Firmé el contrato (físico por primera vez) el 30 de agosto, llevo desde septiembre trabajando de auxiliar de español en Suiza y aún me queda hasta junio, así que estoy más que satisfecha.
  • Aprender a tejer y a ganchillar. Ganas no faltan y lana, tampoco.
    Queda pendiente.
  • Aprender a relajarme. Últimamente estoy con un agobio encima que no es normal.
    Va mejorando. Hay días de bastante estrés, pero cada vez son menos.
  • Retomar los hábitos de escritura. No puede ser que mi yo de 16 años fuera mejor.
    También queda pendiente.
  • Leer 50 libros. El reto crece y espero conseguirlo.
    Objetivo conseguido, aunque he ido bastante apuradilla.
  • Independizarme. Este año cumpliré 25 y quiero tener de una vez por todas un lugar al que llamar hogar.
    Llevo viviendo desde septiembre «sola» (técnicamente tengo una compañera de piso, de ahí las comillas) y creo que buena parte de la relajación me viene de ahí. Por otra parte, cada vez preparo más cosas para cuando me independice de forma definitiva, así que no creo que falte mucho.
  • Viajar. Volver a países donde ya he estado y conocer otros nuevos. Mi culoinquieto lo pide a gritos.
    Va por buen camino. Volví a Londres, a Luxemburgo y a Colmar (Francia) y estoy visitando Suiza poco a poco.
En resumen, ha sido un año de bastantes cambios y aunque no he conseguido todo lo que me propuse, siento que ha sido un buen año y no pienso cambiar de opinión.

Para este 2018 no he hecho propósitos formales porque las metas me estresan más que me motivan, pero más o menos continúo con los mismos del año anterior: aprender, trabajar, viajar, leer, escribir... sobre todo disfrutar de la vida tal y como me venga. Disfrutarla con una sonrisa y tranquilidad, a ser posible, que lo hace todo más fácil. 

viernes, 13 de octubre de 2017

Intento de NaNoWriMo

Muchos meses después de las últimas letras plasmadas por aquí reaparezco con un nuevo reto. Un reto más para forzar la maquinaria que lleva años engarrotada que otra cosa. Me he acomodado demasiado en los 140 caracteres de Twitter y hace muchísimo que no escribo. Nada. Ni una línea.

Sin embargo, quiere la casualidad que últimamente tenga más presente que nunca la época en la que casi sangraba letras, en la que utilizaba los relatos como vía de escape y en la que casi ni me puedo identificar cuando releo lo que antaño escribí. Hace años que me obligué a cerrar el grifo de la escritura para tratar así de acallar lo que ansiaba por salir. Lo que no tuve en cuenta es que con esto también perdí una parte importante de mí misma que echo demasiado de menos.

Por ello, aunque casi estoy totalmente segura de que no seré capaz de llegar, este año quiero formar parte del NaNoWriMo. Tengo una idea en mente desde hace un par de años, con algunos esbozos imprecisos que debería profundizar antes de fin de mes. Pero no lo haré, dejaré que la historia fluya, que se atasque si es necesario, porque lo que me importa no es llegar a cumplir el reto. Necesito reencontrar a esa yo adolescente (y demasiado ingenua, pero esa es otra historia) que era capaz de escribir sin parar; no puede ser que me encuentre con los problemas de cada trabajo final de la universidad, en los que siempre me decían que era demasiado breve. Breve yo, que hace años siempre me pasaba de los límites y necesitaba más tiempo en los exámenes para poder escribirlo todo.

Lo necesito y lo intentaré. Como cura autoimpuesta a demasiados años de mutismo. Aunque no llegue a ninguna parte. Porque en alguna parte sigue viviendo mi yo de quince años y quiero dejarla salir y no solo para morirme de la vergüenza con algunos recuerdos. Que esos me acechan aún casi cada día pese a mis intentos (frustrados hasta el punto de dejar de intentarlo y aprender a vivir con ellos).


lunes, 1 de mayo de 2017

Reto de lectura 2017


El 2017 va avanzando, el número de libros leídos va aumentando en mi perfil de Goodreads y aunque no presto atención a lo que cojo de la estantería, (muy) poco a poco voy cumpliendo el reto de lectura.
Así pues, toca ir enumerándolos:

  • Clásico del s.XIX:
  • Clásico del s.XX:
  • Clásico con número en el título:
  • Prohibido:
  • Ganadora Nobel de literatura:
  • Ganador Nobel de literatura:
  • Ganador premio Cervantes:
  • Biografía de escritor:
  • Ganador de premio español:
  • Ganador de premio extranjero: En attendant Bojangles. Olivier Bourdeaut
  • Obra póstuma:
  • Escrito por un actor:
  • Publicado el año de tu nacimiento:
  • Escrito en 2017: 
  • Ambientado en tu ciudad:
  • Ensayo: De la rage dans mon cartable. Noémya Grohan
  • Terror:
  • Fantasía:
  • Ciencia ficción:
  • Novela epistolar:
  • Sobre libros:
  • Audiolibro:
  • Libro interactivo:
Iré actualizando la lista según vaya alcanzando objetivos.